Enfermedades de la piel: causas y tratamientos

publicado en: BLOG, SALUD DE LA PIEL | 0

Siendo el órgano más grande del cuerpo humano, la piel está en continuo contacto directo con diversos factores externos, algunos de los cuales pueden causar irritación, molestias o cambios patológicos. Además de estos factores externos, una gran cantidad de enfermedades sistémicas y algunas enfermedades de ciertos órganos internos pueden causar cambios patológicos en la piel.

Los términos ‘condición de la piel’ y ‘trastorno de la piel’ se utilizan indistintamente para describir una variedad de problemas de la piel, desde pequeñas protuberancias rojas en la piel hasta erupciones cutáneas generalizadas. Algunas afecciones de la piel pueden ser exageradas a primera vista, pero inofensivas, mientras que otras pueden tener efectos graves en para nuestra salud. Muchas afecciones de la piel también producen picazón o dolor.

Las dermatosis o enfermedades de la piel pueden estar causadas por diversos factores químicos y físicos: trauma mecánico, rayos ionizantes, sol, cambios de temperatura y más. Las lesiones mecánicas repetidas en un área de la piel pueden causar cambios agudos y duraderos.

Los cambios agudos suponen la formación de ampollas simples o múltiples llenas de líquido transparente y que desaparecen en unos pocos días. En cambio, la lesión crónica en un área de la piel puede conducir hacia la hiperqueratosis: engrosamiento y hematomas de la piel con la formación del llamado cuerpo calloso, para cuya eliminación se usan agentes queratolíticos, y, en casos más graves, la escisión (eliminación del tejido grueso) o crioterapia con nitrógeno líquido.

Síntomas de una piel enferma

La piel es un claro reflejo de nuestra salud en general y, como tal, los cambios de color, textura o apariencia pueden indicar problemas.

La inflamación de la piel es un síntoma común de afecciones de la piel como la psoriasis y el eccema.

Las manchas rojas en la piel pueden ser un signo de dermatitis de contacto (una erupción cutánea con picazón, causada por un alérgeno). Las rojeces en la piel de la cara pueden ser síntoma de rosácea, un problema muy común de la piel que puede cursar con acné.

Pequeños puntos rojos en la piel, llamados petequias, aparecen cuando los vasos sanguíneos más pequeños del cuerpo, llamados capilares, entran en erupción con la piel. Esto puede ser un signo de algunas infecciones, afecciones médicas o traumas físicos.

Pequeños puntitos oscuros casi negros en la cara, que se convierten en heridas en la piel, son síntoma de impétigo, una infección de la piel que generalmente afecta los niños.

La dermatitis seborreica es otra enfermedad de la piel, relativamente común, caracterizada por un curso crónico. Provoca enrojecimiento, descamación y caspa. Principalmente, afecta al cuero cabelludo, pero también puede desarrollarse en áreas grasas del cuerpo, como la cara, la parte superior del pecho y la espalda.

Tratamientos para los trastornos en la piel

Hay muchas opciones para tratar las afecciones de la piel. La elección depende del tipo de trastorno que padece la piel, sus síntomas y la gravedad de ellos. 

Por lo general, se recomienda una visita al dermatólogo, que diagnosticará el trastorno concreto que sufrimos y recomendará el tratamiento más adecuado, desde cremas y aerosoles hasta geles y otros tratamientos que se aplican directamente sobre la piel. En algunos casos, los médicos pueden recetar medicamentos orales o inyectables.

Algunas afecciones cutáneas más persistentes pueden requerir un enfoque multidireccional. Por ejemplo, combinando tratamientos tópicos en crema o gel con terapias de luz aplicadas por profesionales médicos en consulta..

Tratamientos médicos más comunes para los problemas de la piel:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)
  • Antihistamínicos
  • Corticosteroides
  • Terapia de luz
  • Cirugía

La piel es la capa delgada de tejido que cubre el cuerpo, como hemos visto. Además de proteger el interior del cuerpo humano, también está asociada a él. Por lo tanto, es normal que responda a las distintas enfermedades que lo aquejan, esté donde esté su brote, aunque no sean enfermedades específicas de la dermis. Además, si uno no es suficientemente cuidadoso, la piel también reacciona a las toxinas del medio ambiente. Independientemente de si los irritantes de la piel son internos o externos, no solo son desagradables, sino que también pueden causar un problema más severo., Por lo tanto, es importante conocer cómo prevenir y tratar las afecciones cutáneas más comunes.

Recuerda que el mejor tratamiento para las enfermedades de la piel es la prevención. Los métodos preventivos básicos son: higiene personal, ingesta de alimentos adecuados y medidas de precaución cuando se esté expuesto al aire libre.