Cinco errores que cometes al desmaquillar tu piel

publicado en: BLOG, RUTINAS DE BELLEZA | 0

Después de un largo dí­a de trabajo, llegas a tu casa y te desmaquillas (aunque con pereza). Impregnas un algodón o coges una toallita, la pasas por todo tu rostro y te vas a la cama tranquila y con la piel limpia… ¿o no?

Puede ser que una toallita desmaquillante o nuestro tónico habitual nos parezcan suficientes para limpiar la piel, pero lo cierto es que a lo largo del dí­a los poros de nuestra piel se obstruyen debido al maquillaje, la contaminación u otros restos de suciedad, que deben ser limpiados concienzudamente cada noche. A continuación te contamos cuáles son los cuatros errores principales que cometes al desmaquillar tu piel.


¿Sabes desmaquillarte? Esta buena costumbre es el principal paso para obtener una piel limpia, sana y con buen aspecto. Desmaquillar la piel deberí­a ser todo un ritual, no obstante muchos cometemos errores que le pasan factura a nuestra piel. El primero de ellos es pensar que con un agua micelar, toallita o jabón lo tenemos todo hecho.

1. Olvidas los tres pasos esenciales:

Normalmente vamos con prisa y no solemos dedicarle tiempo a la limpieza de la piel. Nos sentimos atraí­dos por las toallitas desmaquillantes o las aguas micelares ya que ofrecen una limpieza rápida. Pero para llevar a cabo una limpieza correcta y profunda de la piel debemos seguir tres pasos básicos: limpieza, secado y tonificación.

Limpiar tu piel con tu limpiador habitual, como podrí­a ser nuestra lí­nea Sensyses, dejar secar la piel unos segundos y, posteriormente, aplicar un tónico para eliminar los pequeños residuos, neutralizar la acción del agua y restaurar el pH óptimo de la piel.

2. Limpias tu piel solo por la noche:

Estamos muy concienciados con la limpieza nocturna, pero limpiar la piel por la mañana también es muy importante. En este la limpieza nos ayudará a eliminar los restos de las cremas nocturnas y limpiar la piel del exceso de sebo que se produce por la noche.

3. Olvidas el cuello y el escote

Si maquillaste tu cuello y escote para unificar el tono de maquillaje, ¿por qué luego no aplicar productos desmaquillantes en esa zona?

La piel de esta zona es frágil y sensible, por eso no deberí­amos olvidarla ni dentro de la rutina de limpieza, ni en la hidratante tampoco, ya que es una de las zonas que antes experimenta las primeras arrugas o falta de firmeza.

4. No exfolias tu rostro:

Tan importante es limpiar el rostro diariamente como exfoliarlo una vez a la semana. Con la exfoliación eliminamos las células muertas de la piel, limpiamos en profundidad los poros evitando su obstrucción y le damos un aspecto renovado, más suave y luminoso.

5. Utilizar productos que no van con nuestro tipo de piel

Del mismo modo que buscamos cremas adaptadas a nuestro tipo de piel, también debemos buscar el limpiador que mejor le vaya. Las pieles secas deberán buscar limpiadores que, además de limpiar, hidraten y nutran la piel (como Sensyses Hyaluronic) y huir de jabones o espumas aclaradas con agua, ya que les resecará la piel.

Del mismo modo, una piel grasa deberá usar productos que la hidraten a la vez que la ayuden a reducir el exceso de sebo de la piel (Sensyses Sebum) y huir de los aceites.

Confiesa, ¿cuántos de estos errores cometes? Solo tenemos que cambiar pequeños pasos en nuestra rutina para obtener una piel limpia, suave y bonita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *